luis aura  •  poemas o menos

Origen

Albamar abre los ojos
Las olas del amanecer
golpean la costa herida
la orilla roja de la noche

El sol marino
El mar solar
Responden a su nombre cristalino
de luz y agua
Responden a su nombre primitivo
las primeras partículas de vida
las sílabas olvidadas del comienzo

A todas horas
Albamar
Su nombre de sortilegio transforma el mundo
y nos devuelve la inquieta sabiduría del silencio


Delirio

Septiembre, 1996

En una esquina, cruzado de brazos, espero.
Repito mentiras para sobrevivir a tu recuerdo.
Aquí el viento da muchas vueltas y trae basura y tu perfume.
Demonios.
No sabía que podían galoparme tantos caballos en la cabeza.
Me duele. Parece que quieren salirme cuernos.
Me los merezco, los he ganado, te lo aseguro.
El pecho también me duele, junto al corazón.
Creo que ya hay espacio para alguien más.
Tal vez para ti, no lo sé. No puedo respirar. Me ahogo.
Hay tantas formas de morirse.
Pero ninguna más tonta que morir de amor.
Es mucho más original resbalar en el baño y desnucarse.
O rodar graciosamente por las escaleras.
La vida debiera ser sólo para los enteramente valientes.
Habemos tantos mediocres que no merecemos ni los ojos,
ni las lágrimas, ni los labios. Menudo desperdicio de milagros.
Ahora bien, me dispongo a cometer mi último acto cobarde.
Tengo una pistola en la mano. Se la robé a mi padre.
Él la tenía escondida en un cajón para asustar a los ladrones.
Aunque no lo creas, funcionó. Nunca nos visitaron.
También tengo una nota, a tu nombre, claro.
Soy sólo un romántico suicida convencional y estoy loquísimo.
Tú ya lo sabes. Hasta luego.


Casa de piedra

Lentamente tu amor me sigue.
Tu nombre apenas me hace compañía.
Eres la sombra de mi sombra.
Ángel de mi guarda,
no me desampares
ni de noche
ni de día.
Árbol, amor, primavera:
abrázame,
llena de sol mi alma,
mi soledad de flores,
y muere en mis brazos eternamente:
de polvo eres
y en piedra te convertirás
por siempre.


Asceta

Es tan sencillo el amor
y no dejamos que funcione

Le ponemos horarios prejuicios
costumbres requisitos
pecados señales advertencias

Es tan fuerte el amor y todo resiste

Le vendamos los ojos
porque lo queremos ciego

Lo dejamos sin comer por días
hasta contar sus huesos

Nos gusta el amor
cuando no ve
y muere de hambre


guarapeta

octubre 1996

tantos tragos y tantos culos
me han costado olvidarte
despojarte de mi sangre
y de mi piel y de mis labios
que sólo a ti sabían besarte

aquí en el rincón más sórdido
de esta cantina tan elegante
y tan poco sórdida al fin te veo
allá a lo lejos siempre olvidada
allá a lo lejos en la chingada

y si te encuentro
y si te encuentro
vuelve otra vez
olvida lo pasado
ya no te acuerdes
de aquel ayer

me revienta decir ya no te quiero
y tener que anunciarlo golpeando
la mesa insultando el recuerdo
de tu madre que a punto estuvo
de ser también mía tu madre

qué habrá pasado en los últimos
meses esperando la boda? tanto
miedo nos dio el compromiso?
se nos acabó el amor de novios con
el vestido blanco el lazo y los anillos?

y si te encuentro
y si te encuentro
vuelve otra vez
olvida lo pasado
ya no te acuerdes
de aquel ayer

maldita música ya cállense carajo
no ven que sí me acuerdo?
no ven que sufro por olvidarla?
no ven mi boca quemada de tanto
repetir su nombre y maltratarla?

dónde estará ahora la desgraciada?
quién será el cabrón que ocupe
mi lugar sobre su cama?
eran tan ricas las tardes haciéndola
gritar suspirando entre sus piernas

y si te encuentro
y si te encuentro
vuelve otra vez
olvida lo pasado
ya no te acuerdes
de aquel ayer

la verdad es que mentí al principio
a pesar de tantas viejas
a pesar de tanto chupe
aún no la olvido aún no la olvido
qué me habrá dado esa mujer querido amigo?


abuela

no puedes
andas
y quieres
corres
decía mi abuela

compra
como rico
y ahorra
como pobre
decía mi abuela

cuando tengas mi edad
y comprendas como yo
el frío y el abandono
de las cosas y la gente

cuando tengas mi edad
y compartas como yo
las arrugas de una roca
y la certeza de la muerte

cuando tengas mi edad
y huelas como yo
a todo lo vivido
y a tus mentiras

cuando tengas mi edad
y asegures como yo
futuro y perpetuidad
en las manos de tus hijos

cuando tengas mi edad
y te apagues como yo
heredando el testimonio
de tu vida en libros

cuando tengas mi edad
y te prohiban lo salado
entenderás el tiempo
enumerando tu pasado

cuando tengas mi edad
y veas a los ociosos
duendes con sombrero
que jalaban mi cobija

cuando tengas mi edad
procura no estar solo
duerme poco y baila
come bien y canta

nunca pongas
a dieta el alma
no te detengas
se cañón
se bala
escapa de la casa
corre
acábate las chanclas
vuela
desplúmate las alas
huye
no te detengas
se cañón
se bala
nunca pongas
a dieta el alma
encuentra a quien besar
los labios se desgastan
aunque no los uses
habla
invéntate palabras
acumula cruces
la religión siempre es negocio
aprovecha tu talento
no te encierres
afuera te espera alguna
tal vez ya la conoces
quiérela bien
intenta
todo es posible
si te das espacio
no sufras
cuando ya no esté
siempre te llevé ventaja
probé antes que tú el café

no puedes
andas
y quieres
corres
alcánzame
si puedes
yo no te espero
cuenta tus canas
no busques consuelo
se fuerte
no te rindas
antes de tiempo
yo me voy
y no regreso


Geografía

Ceja, nariz y labio.
Cuello, pecho y cintura.
Con estos
elementos tuyos
voy a construir
una estructura
de hogar dulce hogar
y sepultura.
Quiero una cama grande
para que me atiendas
y una tumba sin cruz
para renacer en árbol
o mejor en flor
como un hijo nuevo de la tierra.
Quiero todos los accidentes
de tu inexplorada geografía
para vivir salvajemente en ellos
y dejar plantadas mis banderas.
Quiero el cementerio
de tus ojos donde yacen
tantas lágrimas enterradas
para morir en ellos
pensando en ti,
respirándote:
montaña, selva y río.
Mujer principio.
Mujer final.
No me importa
morir despierto
o vivir dormido
si estoy contigo.


Otra paloma violeta

Para Alejandro Aura

De Teloloapan a Alcoy,
de Coyoacán hasta Alicante.
Más poeta que cantante,
el Hijo del Cuervo no soy.

Podría visitar el parque
de la paloma violeta.
Los mutantes en la glorieta
no pagamos embarque.

Asombro y curiosidad
por los abuelos de mi sangre,
ni guerra ni hambre
los partieron por la mitad.

Sin embargo, nace un asesino
entre palomas blancas.
Un criminal junto a una santa,
un suicida azul marino.

Tengo un alacrán en la garganta
y a España en el corazón.
El primero envenena mi perdón,
la segunda sólo canta.


vanguardia

en estos días de moda y fama
los hijos de la vanguardia
amanecen muy temprano
se levantan de sus camas
y sudan horas en un gimnasio
desayunan pastillas y cereales en cajita
para ser más saludables
que un manzano
son personas admirables
de una imagen deliciosa
que
ya no leen
sólo ven
figuras
lo redondo de la O
lo delgado de la I
ya no leen
ni entienden
mucho menos leen
poesía
cursimente la llaman cursi
aburrida
e inútil
ya nadie enamora a nadie leyendo un poema
ahora este asunto se resuelve
cantando algo tan sencillo
ámame hasta con los dientes
ámame hasta que revientes
pero qué vamos hacerle?
ya nadie aprecia el lirismo
así son las cosas
muchacha
y así también
a veces
no son las cosas
nuestros héroes
no leen
ni escriben
yo voy a hacer lo mismo
voy a contemporizarme
cambiaré las bibliotecas por las discos
y hasta aprenderé a bailar la quebradita
después de quemar mis libros
dieta o cirugía y a estrenar mi cinturita
me esforzaré para incluirme en la vanguardia
porque ahora quiero ser también su hijo


Esposa

Sabes que sólo
me preocupan
tu corona
y tu salud,
tus manos maltratadas
por el zacate y por la escoba,
tus párpados sin sombra,
tus ojos de misterio.
Porque por ti
entra el sol en las ventanas
y se inunda en luz toda la casa,
y no mueren ahogados
los claveles cortados
hace una semana.
Sabes, bien que sabes
cómo me preocupa
que no te apagues nunca,
que no me dejes nunca,
que no te canses,
que no te huyas.
Sabes, bien que sabes
cómo me preocupa
seguir siendo el que quieres,
seguir siendo tuyo:
esposa, esposa, esposa.


Ver más poemas →