luis aura  •  poemas o menos

Poemas del libro albamar

acuática

Para ti,
que vienes del mar y la mañana.
Para ti, Alejandra,
este libro de amor y agua.

de camino y desvariando
por el sendero muerto
de cocodrilos laterales

acuática te extraño

y me enredo
con la misma toalla
que mojabas en el baño

acuática te extraño

y recuerdo
tus aletas y tu línea delfinaria
seduciéndome

acuática te extraño

y me encuentro
tan árido y tan solo
y te extraño

acuática te extraño

en qué mares estarás ahora olvidándome?
ten cuidado de las redes
y de aquellos hombres
que se dicen pescadores

acuática te extraño

y me ahogo
en este vaso cristalino
de agua mineral y celo masculino


zacatecas

aquí en esta ciudad museo
de sol y luna
de plata y oro
podría olvidarte
o tan sólo ofrecerte en sacrificio
sobre esta piedra rosa y trabajada
como un altar de cantera herida
podría olvidarte
y ya no ver más tus gaviotas alas
en el desamparo de catedral
escuchando al guía
junto al teatro calderón
en plaza de armas
buscando los catorce perros
en la casa de doña cajones
aquí feliz en zacatecas
desde el cerro de la bufa
podría olvidarte
despreciando tu color y tu estatura
imaginando el águila irregular
de callejones dobles binomiales
podría olvidarme
de tu nariz y tus caderas
en el calcetín errante del teleférico
contando ardillas desde la cabinita suiza
podría cambiarte
por una postal de arena o por la güera aquella
aquí en la mina del edén
intocable e inundada
podría dejar de ver
tu luz de trigo dinamitada
buscando mi fortuna
como un ladrón de las entrañas
aquí en el destierro
en el inicio del derrumbe
en la consagración del ocio
en mi cama desarreglada
podría olvidarte
midiendo el cuerpo barroco y largo
arquitectónico
de mi amiga zacatecana
podría olvidarte
tan fácilmente
probándome todas las máscaras
del orgullo y la vergüenza
intercambiando mi corazón
por una bolsa interminable
de chocolates rellenos de menta


No sé cómo se formó
esa estatua de arena y sal que admiro,
ni cómo se enfilaron,
decididos, tus corales dientes finos.

Tampoco sé dónde fabricaron
el molde de tus labios infinitos
como cordilleras nevadas de sangre,
ni de dónde vino tanto mar de espanto
a inundar tus tiernos ojos fijos.

Hay tanto tuyo que desconozco:
sólo sé lo que veo y lo que oigo
y algunas cosas que supongo:

sé de tu corazón cantante
que ha preferido mantener silencio,

sé del tesoro
que recuerdas y vuelves a contar llorando,

sé de la mariposa de guerra
que asilas moribunda en tu alma esperando
el fin o la victoria de las flores.

También sé del intento estúpido
por amarte y recordaras siquiera mi apellido,

sé del proyecto de pérdidas
con el cual gané y desgané
tanto tuyo y tanto mío,

sé que en tu nombre me lancé
a amar a otras y a olvidarte de una vez
para no escribirte nunca más.


mentiroso

de cuando en cuando visito el mar
sin mojarme los tobillos
soy un marinero de intención
con amores de ocasión
y un rosario en el bolsillo

me emborracho y desatino
sin saber a qué sabe el sabio vino
me hacen tanto efecto las copas de los otros
que me pongo enfermo e imagino
sapos de lengua corta en lugar de mis amigos

siempre me gusta ser el malo
en las batallas pasajeras
de caballero sin caballo
atacando el castillo y las banderas
con mi arsenal de piedras y de palos

prefiero sentirme interesante
contando mentiras dobles
presumiendo tu amor moreno
afirmando que por mí te mueres

no le vayas a decir a nadie
quien es realmente el que se está muriendo
qué voy hacer si no creen en mis embustes?
no me quites mi secreta diversión
de rodillas te lo ruego


vanguardia

en estos días de moda y fama
los hijos de la vanguardia
amanecen muy temprano
se levantan de sus camas
y sudan horas en un gimnasio
desayunan pastillas y cereales en cajita
para ser más saludables
que un manzano
son personas admirables
de una imagen deliciosa
que
ya no leen
sólo ven
figuras
lo redondo de la O
lo delgado de la I
ya no leen
ni entienden
mucho menos leen
poesía
cursimente la llaman cursi
aburrida
e inútil
ya nadie enamora a nadie leyendo un poema
ahora este asunto se resuelve
cantando algo tan sencillo
ámame hasta con los dientes
ámame hasta que revientes
pero qué vamos hacerle?
ya nadie aprecia el lirismo
así son las cosas
muchacha
y así también
a veces
no son las cosas
nuestros héroes
no leen
ni escriben
yo voy a hacer lo mismo
voy a contemporizarme
cambiaré las bibliotecas por las discos
y hasta aprenderé a bailar la quebradita
después de quemar mis libros
dieta o cirugía y a estrenar mi cinturita
me esforzaré para incluirme en la vanguardia
porque ahora quiero ser también su hijo


Recuento

No estás leyendo un poema.
Una declaración de amor tampoco.
Es sólo el recuento de los hechos, morena.
Son sólo las razones por las que me vuelves loco:

Así de pequeñita como eres,
así de grande te imagino,
y me crecen más las alas
y el alma y las uñas
cuando te miro,
y me siento más veces yo,
me multiplico
cuando te miro.

Tal vez tú no lo sepas, muñeca,
llegaste tarde para romperme el corazón,
llegaste a tiempo para ayudarme con los pedazos:
yo amaba a otra que siempre estuvo lejos,
era la reina de la distancia y el horizonte abandonado,
pero llegaste tú, y no hubo más mundo que el de tus brazos.

Tal vez tú lo sospechas, muñeca:
es cierto, tienes razón:
te amo, no lo digo muy a menudo, pero te amo,
y me pruebo colores nuevos y talentos olvidados
porque te amo. Y porque te amo
cantan conmigo la tarde y el mediodía
y los campanarios oxidados.

Así de pequeñita como eres,
así de grande te imagino,
y expandes más el Universo
y me creo Dios
cuando te miro,
y tengo todas las estrellas
practicándose en tus ojos
cuando te miro.

No has leído un poema.
Una declaración de amor tampoco.
Sólo ha sido un recuento de los hechos, morena.
Sólo algunas de las razones por las que me estás volviendo loco.


peligrosa

no sé por qué me atraen
tanto el miedo y el vértigo
que me dejan las piernas
temblando

me das tanto miedo
peligrosa
y tanto vértigo
que acudo al refugio
de tus manos
o tu cabello negro
o tu cuello perfumado
acudo presuroso
mordiendo
tal vez tu hombro
o asustado
y sonriendo
con los ojos
semicerrados

te quiero
de tal modo
peligrosa
que me siento
en caída libre
como en el bungee
o la montaña rusa
y no me importa
porque después de todo
peligrosa
la vida es a veces
como la rueda de la fortuna
subes y bajas
de un momento a otro
y mientras vas cayendo
perdiendo altura
obtienes
casi siempre
una vista maravillosa


Nada

1
Bendice siete veces al Diablo.
Maldice siete veces a Dios
y no pasa nada.

Rompe los espejos de tu casa.
Tira sudor o sal por la ventana
y no pasa nada.

Camina desnudo por la calle.
Viola a un niño o una mujer
y no pasa nada.

Destruye, no te detengas, mata.
Olvida tu condición humana
y no pasa nada.

Revienta a gritos.
Explota en sangre.
Muere poco a poco
y no pasa nada.

2
No pasa nada
porque todo pasa
y permanece
en la materia de las cosas,
en los poros de la piel,
en las manos, en los pies,
en el sexo que acaricias
a escondidas
bajo las sábanas.

3
No pasa nada:
los ahogados y los ciegos nunca vuelven a ver el sol,
el dolor de los condenados hace crecer las alas de los ángeles
así como la luna hace crecer las olas y el cabello recién cortado de las mujeres,
amanece el mar sobre los hombros de la que amo
y todo pasa:
mueren las golondrinas de noche y frío,
las rosas rojas cobran su cuota de ruiseñores,
y la soledad, esa soledad después de su presencia,
esa soledad tan natural, tan controlada,
me dice que no estoy solo
y todo pasa,
todo.


escribo

cuando escribo
escribo enamorado
radiante y deslumbrado
perdido y enlutado
totalmente enamorado

escribo siempre
para mí y para ella
para ella y para mí
porque es ella
el único lenguaje

mi planeta
inventario
de mis letras
persígueme
no me dejes ir

vocabulario
de mis besos
acábame
no quiero vivir
sin conjugarte

sin conjugarte
no puedo seguir
mi balance
sintaxis
de mis días

enciclopedia
melodía
préstame
tus alas
para subir


destiempo

puntualmente
a destiempo
besé tu boca
en la orilla
de la fuente
mientras
el conejo
de la luna
divertido
movía
las orejas
y reía
como un cohete
herido
antes
de morir

puntualmente
a destiempo
nos pusimos al fin
de acuerdo
tirando de la cuerda
planeando
una jugada
de maestro
dando
jaque con alfil
en el estira y afloja
apriétame las manos
leona
aflora ahora
que tengo frío
y tantas ganas de vivir


Siguientes →