luis aura  •  poemas o menos

Poemas del libro divagario

Tu recuerdo

Abril, 1994

Llorando intento
sacar en lágrimas
tu recuerdo,
que hiere muy hondo
y lastima muy dentro.

Como una espina
es tu recuerdo,
como un estigma,
como un tormento
es tu recuerdo.

[Leer más →]


Corazón cobarde

Abril, 1994

Noche negra como el alma mía,
mensajera fiel de los infelices,
ve y dile que la quiero todavía,
que sin ella los días son grises.

Viento de mil voces y suspiros lleno,
trovador silbante de sonetos tristes,
ve y dile que la extraño día a día,
que me estoy muriendo de melancolía.

Corazón cobarde no te ocultes más,
ya no pidas que por ti hablen los demás,
ve y dile que la quieres, que la quieres más
que cuando la dejaste, hace tiempo atrás.


Confianza

Abril, 1994

Caminabas tú en tu vida
erguida y orgullosa
como un mástil,
con los hombros en alto
como retando al viento.

Caminaba yo en mi vida
con la cara al suelo,
sin mirar de frente,
midiendo cada paso,
con miedo a caer,
con miedo al fracaso.

Caminando así, nos encontramos.
De mi senda levanté una rosa negra
para confundirla en tu cabello.
Por tu senda me llevaste de la mano
para caminar sin mirar al suelo,
sin temor y sin medir los pasos.


Solo

Abril, 1994

Solo,
retando a mi imaginación para olvidarte,
buscando en la soledad lo que impida recordarte,
gastándome la vida para dejar de amarte.

Solo,
navegando en la angustia de mi dolor,
contando estrellas que saben a lágrimas,
cantándole al pasado canciones de amor.

Solo,
viviendo con esta tristeza que me domina.

Solo,
recorriendo llanuras de odio y decepción.

Solo,
negando la compañía de tu recuerdo.

Solo,
sintiendo el vacío que dejó tu adiós.


Noche

Mayo, 1994

La noche vacía
ausente de estrellas,
se llena del amor que acarician
quienes se besan a oscuras
y se quieren a tientas,
del amor que mantienen
los que distantes se encuentran,
del amor que suspira
tras la ventana
deshojando una flor
repitiendo tu nombre,
de este amor sin color
que pálido muere
enfermo de olvido,
de este amor que creí mío
siendo tuyo por fuerza,
de este amor, vida mía,
como la noche vacía
ausente de estrellas,
mi alma se llena.


Alma

Agosto, 1994

Alma que ocupó mi alma.
Vida que vivió en mi vida.

Cabellos negros,
niña morena.
Labios de fuego,
risa trigueña.

Alma que gastó mi alma.
Vida que dolió en mi vida.

[Leer más →]


Los ecos del silencio

Septiembre, 1994

Escucha…
Es la noche que reclama
ser la dueña de tu alma,
es el viento que gritando
dice a todos que te quiero,
son palabras sin sentido
desde un joven corazón
para una niña hermosa,
hermosa como un sol.

[Leer más →]


¿Fiesta brava?

Septiembre, 1994

La luna es de queso,
el sol es piñata,
y yo un zoquete
creyendo esta farsa.
Tu amor no es sincero,
bien sé que me engañas,
me encuentro distinto,
presiento las astas.

[Leer más →]


Mala suerte

Septiembre, 1994

Que si das la sal en mano
al paisano que está enfrente
o si pasa un negro gato,
¡ya valió!, es mala suerte.

Que si estornudas está sancho
o el tercer frente
en la cama con tu amor,
¡qué mala suerte!

Y si la suerte fuera un duende
predecible y diera indicios,
menos gente con pesares
y más brujas por oficio.


Regreso

Agosto, 1996

Te amo
y no puedes evitarlo.

No pueden evitarlo
tus labios heridos de besos
que a veces me sonríen.

No puede evitarlo
el infinito mar de la tristeza
de tus ojos en mis ojos.

[Leer más →]


Siguientes →