luis aura  •  poemas o menos

a veces

te doy a mí
me das a ti
en la metáfora del sexo
que representa el beso

me doy a ti
te das a mí
en las noches sin sueño
sin olvido sin tiempo

pero como casi todo
este amor de labios
no siempre es perfecto

hay días hay horas
en que no queremos
tocarnos ni vernos


Manco

Octubre, 1996

Guitarra inútil,
no tienes quien te toque.
Ahora que estoy manco
extraño tus cuerdas
cortándome los dedos
mientras vibraban,
calientes, tus caderas
de madera excitada
en mis brazos quemados.

Guitarra muda,
me duele más tu silencio obligado
que mis manos ausentes.
No naciste para estar inmóvil,
colgada en la pared como un trofeo.
Me duele más tu suerte de mujer
callada, sometida y resignada
a mi discapacidad,
a mi invalidez de hombre infinito,
inconcluso, sin terminar.

Guitarra mía,
qué más puedo decirte?
Te he perdido,
y eso duele más que mis
ridículos muñones abiertos.
Ay guitarra,
qué pena tan grande,
qué prueba tan dura,
no puedo seguir.
Quisiera sólo morirme.


Confesión

Octubre, 1996

Estamos seguros que no puedo sorprenderte
con mi pantomima, tal vez a otras pero no a ti,
tal vez a todas menos a ti, que ya le diste
toda la vuelta al amor y sabes de su cola

terrible y su espalda de escamas. Engañaría a
cualquiera menos a ti, a cualquiera pero no a
ti, que has sufrido con el amor que durando se
destruye y mata, marcando con una cruz de hielo

su residencia solitaria en la orilla negra
de tus ojos negros. Convencería a las rojas
pero no a ti, o a las azules menos a ti, qué

voy a hacerle policromada? si sabes tanto, si
quieres tanto. No voy a fingir contigo nada, no
voy a ser perfecto, ni trataré. Decepcionada?


Acción de gracias

No sé cómo te quisieron otros,
no sé cómo te amaron antes.
Yo desde aquí les agradezco.
No importa quienes sean.
No importa donde vivan.
Yo desde aquí les agradezco,
porque permitieron que llegaras
tal como hoy eres a mis manos.
Le agradezco a todo lo que te
ha tocado y dado la forma
que ahora tienes.
Le agradezco a todo el dolor
que alguna vez llenó tus ojos
y los volvió más grandes
para que me quisieras.
Le agradezco a todo el tiempo
anterior a este tiempo
que te preparo de tal manera
para que me quisieras.
Le agradezco a todas
las circunstancias y coincidencias
que me van permitiendo quererte
y que me quieras.


el loco

este soy yo
el loco
mordelón de las uvas y tus labios
el demente
que más trabaja en lunes
el vagabundo
con ángeles pasajeros en la cartera
y una lengua desenrollada
para enrollarte como manguera

soy aficionado
a los chicles sin azúcar
y las travesías de comedia
por el mar teatral entelonado
que no sabe nada
de tus uñas cortas
como lunas cortas
en los dedos que yo amo

persigo el sol
que insiste en acomodarse
por tu nuca
para apagarlo suavemente
con mi aliento
pero me distraigo
tocando tu cintura
columna de humo
carne de espuma
y presumo
este amor violento
con el entusiasmo
de una bandera
agitada por el viento


Mensaje

(léase en 20 segundos más o menos)

20 segundos más o menos
son suficientes para la magia;
para extender el arcoiris
de tus ojos a mis ojos;
para morder todos los lunares
y solares de tu cuerpo;
para hacer con tus costillas
las cuerdas graves de mi guitarra.

20 segundos más o menos
son suficientes para la luz
de un beso; para tú y yo;
para los dos; para el amor
y el infinito.


Sueño

Septiembre, 1996

Me tiemblan tanto las manos.
Nunca lo hacen. Será porque pienso en ti.
Veo tu cinta para el pelo tantas veces
reacomodada durante el día.

Quisiera escribir un poema con rima.
Pero no puedo.
Quisiera escribir:
“Eres tan bonita como los botones apretados de una rosa”.
Pero no puedo. Aunque es verdad. No puedo.
Disculpa.
Estoy drogado de tanto chicle sin azúcar y agua
y pastillas de miel cortándome el paladar.
Tengo la boca completamente olvidada y los dientes sucios.
Me derrumbo. Imito a las paredes de mi casa
con los ladrillos sangrando sal de tan viejos.

Mejor voy a dormir.
Voy a contar tus pestañas mojadas.
Lloras tanto a veces.
Parte el alma verte así, tan de luto,
y no ser lo suficiente para brindar consuelo.

Mejor voy a dormir.
Le pediré consejo a la mullida sabiduría de mi almohada.
Ella sabe de todo. Es una gran filósofa y tiene más plumas
que toda una familia de patos.
Mejor voy a dormir.
Ojalá te vea mañana.
No me gusta extrañarte a diario. Es incómodo.
Buenas noches.
Te quiero.


desdías

en las deshoras de estos desdías
de besos deslavados
cuando desciende a mis manos
el poder de tus ojos descifrados
campeona

cuando debieras estar dormida
descansando y prefieres
estar conmigo en las mayores
horas de la noche descubriendo
tu corazón de magia transparente
y cuarzo

cuando desarrolla poco a poco
el deseo en nosotros
su desolladora quemadura
como una crema de espinas
y de sangre desvenada y de cenizas

cuando este amor descerebrado
deja a un lado la filosofía
desaprende todo con tus labios
y despega azul veloz y luminoso
como un rayo

cuando ya no sepamos
ni cómo ni cuándo
en las deshoras de los desdías
que nos faltan
emperatriz de las almendras

quiero cumplas tu promesa
de llenarme cuerpo y alma
con tus besos desmedidos
desiguales
sin frontera
y sin fin


Luciérnaga

Soy feliz

Dejo que los colores
de tu amor
me asalten
me iluminen

Ahora en la oscuridad
brillo por tu ausencia

Soy una lámpara de noche
Un insecto fosforescente

Es tu luz la que me envuelve
la que me acecha

La soledad escucha
La muerte me persigue

Ninguna de las dos
pueden apagarme


Después

Ahora que estás conmigo.
Ahora que no soy sin ti.
Ahora que viene soñando
mi alma desde tus ojos
(tus ojos, comparables sólo
al silencio y fuerza del universo).
Ahora que has prendido el fuego
en el refugio de la noche.
Ahora que matas lobos
y palomas en mi defensa,
cazadora.
Ahora que practicas
la danza de los siete velos
y los malabares del cuchillo.
Ahora que has iniciado la aventura.
Ahora que eres todo lo que es.
Ahora, qué voy a ser ahora
si no te tengo después?


Ver más poemas →