luis aura  •  poemas o menos

Saledad

Una sola ola es todo el mar.
Siendo joven, una sola ola dulce eres.
Todo el mar salado y viejo.
La sal es edad.
Sólo da sabor el tiempo.


Anfibia

Anfibia: celeste y submarina.
Ángel de mar, sirena del cielo.
Entre tus alas de pluma o hielo
el corazón naufraga y desatina.

De nube y sal, de espuma y luna,
eres una criatura tan singular.
En tu mirada caída, crepuscular,
sube la noche de agua y bruma.

Sueño de vuelos y travesías,
con tu cuerpo de pez, de ave,
sobre las olas y el mediodía.

Aunque no soy piloto o marinero,
ni tengo barco o aeronave,
me hundo y elevo porque te quiero.