luis aura  •  poemas o menos

Perfil

Octubre, 1996

Me exijo y me presiono,
me cerco y me vigilo
pero no resuelvo nada.
Sigo siendo el mismo tibio
que ni tapando todo el sol se calienta,
que ni deshecho en tus brazos blancos
tiene fe en la unidad de tu cariño inmenso.
Sigo siendo el mismo niño falso
que vendió su inocencia y sus juguetes
para entrar al establecimiento de prostitutas.
Sigo siendo el mismo desamparado
en mi estupidez de mueble cosquilloso,
hilarante víctima del plumero.
Me declaro perdido,
inútil a tu servicio o al mío.
Sigo siendo el mismo incompleto
que no tiene siquiera atole en las venas,
que no puede sostener tu amor o el mío.
Sigo siendo el mismo imbécil,
desagradable amigo, que no pone en claro nada
ni por tu bien ni por el mío.