luis aura  •  poemas o menos

Bites

Tu boca abierta,
armada hasta los dientes,
caníbal.

Deja sobre mi piel
marcas de amor y ataque:
mordidas.


Girl

1
Imagino el camino de tu piel

Me asusta y atrae
el abismo que sin saber
preparas desde tu altura

Nada puedo hacer
sólo esperar y ver
tu cuerpo que madura

2
Ven a mí en esa hora oculta a todas horas
Ven a mis besos solitarios
a mis ojos vencidos
por tu blancura

Torre solar
Estatua virgen
Lejana
Esbelta
Palmera
Hija del desierto

Ven a mí en esa hora oculta y en silencio
Ven a mis cansados brazos
a mis amores imaginarios


Damiel

Lo más importante
seguirá siendo importante,
pero no voy a atenderlo

Eres mi cruz sin madero
Un atardecer inquietante
La peor herejía del ateo

Tu contorno lunar el amor perfila
Sus bordes, sus recortes, sus orillas
Mis ojos imaginan lo que veo

En la piel marcada de caricias
tu hermosura mortal, definitiva
Las alas del deseo

¿Por qué intento seguir así,
como un ángel con uniforme
si no me ves y yo me muero?

Sigo esperando el milagro
de tus labios en mis labios
y despertarme con sus besos


Debilidad

El problema no es la herida
o el sufrimiento o la sangre,
o el dolor que escapa en un grito
como un himno prohibido
a tu belleza lunar, al fingido
y oculto y solitario desastre
que conservo en el sabor amargo
de un beso imposible.

Igual a la furia disimulada en tu sonrisa,
a la temporada de sombras matutinas,
a lo inútil, a lo implacable, a lo celeste
y oscuro y largo de las tumbas marinas,
a tu rostro maligno, perla escondida.

Como el secreto mortal que te consume
es este amor absurdo, esta pasión difícil.
Busco en tus manos la caricia que contuve
para no llorar contigo porque soy débil.

Porque no está a mi alcance quererte
o no quererte, porque no decido nada.
Porque este fuego no arde ni se apaga.
Porque tu piel envenena pero no mata.